Archivo de la etiqueta: guerra

Asesinado Niño indígena en el Cauca

TEJIDO DE COMUNICACIÓN – ACIN

Jueves 23 de agosto de 2012

Efraín Silva Julicue, niño indígena de 15 años, fue asesinado por por una esquirla de granada lanzada por el Ejercito Nacional en la vereda El Venadillo, en Caloto Cauca, él se movilizaba junto a su padre a sacar unas fotocopias para el colegio.

“Se bajaron de la moto y se resguardaron en la carretera, y ahí fue donde le dieron al niño”. Efraín Silva Julicue, fue asesinado por una esquirla que le cayó en el pecho después de que explotó una granada que fue lanzada por el ejército colombiano, en las horas de la tarde del día 21 de agosto del 2012 en la vereda El Venadillo que limita con el Resguardo de Huellas – Caloto.

Efraín Silva Julicue, estaba estudiando en el Centro Educativo El Pedregal, sede Guasanó, estaba cursando el grado séptimo del bachillerato, tenía 15 años, él tenía dos hermanas y dos hermanos que viven en la vereda El Credo del Resguardo de Huellas – Caloto. La familia Silva Julicue, quedó con cuatro hijos que se sostienen de los cultivos del café, plátano y yuca, cuando no hay nada tienen que jornalear en verano pero cuando vuelve el invierno siguen el trabajo en la finca.

Efraín salió junto a su papá, para el Palo – Caloto en su moto, ellos iban a sacar unas fotocopias que requerían para los estudios de Efraín. “Nosotros íbamos para El Palo – Caloto, nos tocó que orillar la moto y tirarnos ahí, yo me alcance a cubrir en una trincherita, ahí tiraron una granada cerca de él y el hijo estaba más adentrico y le cayó una esquirla en su pecho, el hijo quedó herido y como el ejército venía subiendo y de pronto me lo quitaban yo me lo traje y acá acabo de morir”, expresó con resignación Antonio Silva.

Hace un año, el día 16 de septiembre del 2011, fue asesinada Maryi Vanesa Coicué, por esquirlas de una bomba que fue lanzada por las milicias de las FARC. Ese día la comunidad del norte del Cauca exigió que no arremetan contra las niñas y los niños en este conflicto armado que han traído a nuestro territorio. Pero Maryi no ha sido la única, al contrario han caído más niños inocentes en esta guerra, ¡hasta cuándo! No queremos que nuestros niños, mayores, jóvenes y mujeres sigan siendo blancos de la guerra.

La vida de Efraín se apagó por una esquirla de una granada que fue lanzada por el ejército colombiano, don Antonio, su padre, se salvó de milagro, “el ejército comenzó a rafaguiar y a lanzar granadas porque vieron que nosotros nos recostamos en el barranco…fue del lado del ejército que cayó la granada porque estaban cerca de una casa y de esa dirección cayó la granada y la guerrilla estaba del otro lado… cuando mi hijo cayó, él estaba gateando, yo fui y lo arrastre en medio de las ráfagas de balas, me tocó traerlo por la orilla y nadie me ayudó, yo lo subí en la moto y lo traje más adelante, a la vereda El pajarito del resguardo de Huellas – Caloto, yo pensé que se iba a revivir”, dijo muy dolido Antonio Silva.

Con todas estas muertes solo queda claro que en Colombia, la guerra es una excusa para que continúe imponiéndose el “Modelo Colombia” – Plan Colombia. Una combinación específica de terror, propaganda y políticas (tratados al servicio del Libre Comercio). La razón de ser del Estado en Colombia es impulsar esta ‘liberación’ de territorios, riquezas, mercados, ahorros y trabajo para las transnacionales.

Este “Modelo Colombia” es ahora la fórmula de usurpación que se aplica a otros países que ya se han puesto en la mira de los explotadores. Este modelo se ha extendido a países como México, Paraguay, Perú, Honduras, Guatemala, Bolivia, Ecuador, Brasil, Chile, Argentina. Siempre imponiéndose con el terror.

La resistencia indígena del Cauca sigue pero no podemos caer el juego de los discursos y promesas falsas del gobierno colombiano porque las políticas del capital se imponen año tras año y cada vez se agudiza más el monstruo del saqueo de las trasnacionales que quieren adueñarse de nuestros territorios, de nuestros planes de vida, de nuestros sueños y de la vida toda.

Debemos continuar con la lucha contra el modelo económico y contra todo lo que atente contra la vida. Al pedirle un mensaje en medio de esta guerra a don Antonio, padre de Efraín, su respuesta es un silencio de impotencia, un silencio de dolor y un silencio con lágrimas. Acompañamos a la familia Silva Julicue y a todas las familias víctimas del conflicto armado que vive el Cauca y Colombia.

Tejido de Comunicación – ACIN

tejidocomunicacion@gmail.com

http://www.nasaacin.org/noticias/3-…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Noticias

La Minga de resistencia social y comunitaria sigue caminando la palabra

La minga del sur occidente sesionó el día 10 de julio en la ciudad de Santiago de Cali, con el objetivo de estudiar el momento político y la dinámica interna del proceso Mingero.

Sobre el primer punto, el énfasis del debate se centró en analizar las características de la guerra en el departamento del Cauca especialmente en los municipios de Toribio, Jambalo y el Cabildo de Cerro Tijeras (entre otros) donde el conflicto armado adquiere nuevas dinámicas. Al respecto el líder del movimiento indígena, Feliciano Valencia manifestó que “en Toribio la población ha hecho respetar la autonomía de la población indígena al sacar de sus territorios a los actores armados, con la exigencia a los grupos amados, ejércitos y guerrillas que combaten en medio de la población desde hace más de ocho días el respeto a la vida y la dignidad de la población de vivir en paz”.

Esta acción de rechazo a la guerra coloca al movimiento indígena en primera fila en la resistencia por el territorio, de las comunidades, los planes de vida y el proceso organizativo. En una postura de arrojo y dignidad caminan hasta los sitios donde están atrincherados los combatientes, para decirles “que abandonen la zona, que su guerra solo beneficia a los traficantes de la muerte y que los dejen vivir en paz”, manifestó Feliciano valencia, quien además reveló que “las fuerzas militares no hacen presencia directa en una actitud sospechosa, dejando solo que policía entre en choque con la guerrilla, son las características de una guerra de cuarta generación”.

A raíz de esta afirmación se teje una hipótesis en el debate, la cual señala como se están creando las condiciones favorables del sector militarista de acrecentar la crisis de gobernabilidad del presidente Santos ya de por sí debilitado su consenso de la unidad nacional para posicionar más las posturas guerreristas en contra de una salida política y negociada al conflicto.

Lo cierto es que la agudización del conflicto ha llevado a incrementar la represión contra el movimiento social en su conjunto en la región, como se ha manifestado en las amenazas a los líderes sociales y defensores de los derechos humanos por parte del los grupos paramilitares, como se demuestra con la última amenaza de muerte recibida en la Secretaria Técnica del Capítulo Valle del Movice, la cual va dirigida a diferentes organizaciones del departamento: Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca Acin, la Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos Fcspp, Movice, Central Unitaria de Trabajadores CUT y el Sindicato de los trabajadores y empleados universitarios de Colombia Sintraunicol.

Por otra parte, sobre las causas y efectos de la iniciativa legislativa, en especial sobre la reforma de la Justicia, se considera el apoyo a la iniciativa de revocar el mandato de los congresistas que votaron la conciliación de la reforma. Al respecto Andrés Palma integrante del Polo democrático Alternativo en el Valle del Cauca manifestó, “Hay que ampliar la inhabilidad a quienes votaron la reforma pero también a sus familiares hasta cuarta generación de consanguinidad ya que estos continúan legislando desde las cárceles y orientando el accionar de los paramilitares”.

Finalmente, se discutió la agenda de acción para el segundo semestre donde el centro es la movilización de Octubre, construyendo desde las bases organizadas o no, la minga de resistencia contra las leyes del despojo y por los mandatos del congreso de los pueblos.

[1] Revista Cambio, pág. 20, edición 561, 29 de marzo al 5 de abril de 2004.

[2] Ibídem pág. 21

[3] http://m.eltiempo.com/justicia/inve…

[4]Resolución de 30 de marzo del 1999, emitida por la Fiscalía de la Unidad Nacional de

Derechos Humanos.

[5] “Nº 2919 /IVDIV-BR7-BIPAR- S2 – 256 ASUNTO : Informe Inmediato de Orden Público/ AL : Señor Brigadier General, COMANDANTE SÉPTIMA BRIGADA, Villavicencio”.

[6] Ibídem pág. 21

Deja un comentario

Archivado bajo Noticias

Solidaridad con las comunidades del norte del Cauca

El día de hoy 9 de julio de 2012 nos reunimos en el Parque Nacional en Bogotá las organizaciones sociales y personas solidarias con el Cauca para rechazar los hechos de violencia que se siguen presentando en en este departamento.

Dentro de las organizaciones acompañantes se encuentra la Asociación MINGA, quien también se encuentra preocupada por el impacto de la guerra que por estos días los está azotando con gran fuerza.

El encuentro no solo se realizó para el rechazar los actos de barbarie que se están presentando actualmente, sino también para conmemorar el triste aniversario de una chiva bomba que fue ubicada en el puesto de policía del municipio de Toribío, el 9 de Julio de 2011 al tiempo que fue activado otro explosivo en la sede del Banco Agrario en este mismo municipio.

La detonación destruyó varias casas vecinas, las esquirlas alcanzaron a varias personas que se concentraban en los alrededores, el daño fue aún mayor puesto que era sábado y este es un día para hacer mercado. El saldo de los hechos del 9 de julio de 2011 fueron: 480 familias damnificadas en sus viviendas, tres civiles y un militar muerto, 128 personas heridas, entre ellos 17 niños y niñas.

Por estos días se repiten las escenas de 2011, incluso con mayor intensidad. El día domingo 8 de julio de 2012, a las 11: 15 a.m. se presentó un nuevo ataque por parte de la Guerrilla de las FARC-EP en el Municipio Caucano de Toribío, el cual dejó como resultado a cuatro personas heridas que laboran en el programa de salud de la IPS. Según las informaciones de las comunidades indígenas, los hechos se produjeron cuando un artefacto explosivo artesanal (tatuco) estalló cerca al puesto de salud de la localidad.

El día de hoy autoridades Indígenas del Norte del Cauca marchan a Toribío para hablar con los actores del conflicto, guerrilla y militares, para exigirles el cese al fuego que ha dejado 6 heridos y muchas comunidades desplazadas así como muchas familias confinadas por temor a lo que pueda suceder. A esta hora desde Santander de Quilichao y otros municipios del Norte del Cauca las autoridades y comunidades indígenas avanzan hacia al lugar de los hechos para exigir el alto al fuego, “queremos pedirle tanto al ejercito como la guerrilla que abandonen la zona y no pongan a nuestras comunidades como escudos de guerra”, señaló un dirigente de la ACIN. La Asociación MINGA manifiesta su apoyo a estos pronunciamiento de las autoridades indígenas.

La Asociación de Cabildos Indígenas del Norte- ACIN- Cxhab Wala Kiwe, en las últimas horas informó que nuevamente se agravó la situación humanitaria, que en un acto de clara infracción al Derecho Internacional Humanitario, se activó un tatuco (artefacto explosivo) contra la IPS de Toribio dejando 4 heridos más y varias familias afectadas. Por su parte Feliciano Valencia consejero de la ACIN manifestó que la gente está cansada de tanta guerra y pidió que haya un acompañamiento internacional y de los organismos defensores de derechos y humanos para el ingreso de las personas delegadas por las autoridades indígenas para exigir el cese al fuego.

Más de 400 tomas guerrilleras en Toribio, mas los muertos, heridos, desplazados, viviendas destruidas, campos minados, cosechas perdidas, estudiantes sin clases, dolor, impunidad, tristezas, huérfanos, viudas, amenazas, señalamientos, y toda clase de atropellos que van contra vida, las normas, la dignidad y la justicia; la Asociación MINGA manifiesta su solidaridad con las víctimas y sus familias, señala su compromiso con el departamento del Cauca y con sus organizaciones. Repudiamos las violaciones de derechos humanos y derecho internacional humanitario por todos los actores del conflicto armado en el departamento. Rechazamos cualquier ataque a la población civil, contra las organizaciones populares y contra el territorio.

Escrito por minga

Deja un comentario

Archivado bajo Noticias